SOBRE EL FESTIVAL INTERNACIONAL COMUNITARIO, LOS APOYOS Y EL MOVIMIENTO…

El 1er Festival Internacional Comunitario: Conviviendo Sin Fronteras (La Carpio, 2016) surgió como un encuentro de amigas y amigos. Yo, que soy parte de Asociación Masaya en la distancia, conocí a Sarah en Argentina, que nació en Suiza y por referencia de amigos y de ella a Josema que nació en España y quien trabaja junto a ella las relaciones entre teatro social y migración principalmente en Europa (con Maraña) y también conocía a Meire y a Pedro del Grupo Levante de Teatro do Oprimido de Belo Horizonte (Brasil), en el tiempo que viví allá. Masaya, aquí en Costa Rica conocía desde sus inicios al Grupo de Teatro Las Voces del Viento de La Carpio. Así confiando en el trabajo que cada uno venía desarrollando se nos ocurrió juntarnos y hacer un festival comunitario en la comunidad de La Carpio… Por ser todos de diferentes países se convirtió en internacional. La temática, acordamos, serían las fronteras, como algo que nos atraviesa a todas.

Nos fuimos imaginando como podría ser y articulando para hacerlo posible. Sarah y Josema consiguieron sus pasajes a través de las universidades donde hacen sus respectivos posgrados. Yo junto con Dé, quien también participó de toda la producción del festival y con su arte pintó un mural, nos vinimos en avión, autobús, barco y bicicleta, con el apoyo de conocidos y desconocidos que nos ayudaron con la comida y el hospedaje durante los días de viaje. Meire y Pedro por su cuenta trabajaron para pagar su pasaje. Mientras que Ricky, Lay, Mafe y Anita de Masaya se reunían con amigas, amigos y organizaciones que pudieran darnos su apoyo para esta gran fiesta.

15578549_716034201889977_8726203961452562089_n

En eso se sumó Estefania Castillo quien nos regaló toda su arte en la imagen gráfica del festival. David Selva quién documentó, foto a foto, vídeo a vídeo, el proceso. También nos apoyó César Arroyo y los amigos de La Huerta. En La Carpio, las amigas y amigos de Aso Codeca nos ofrecieron el espacio para hacer esta gran fiesta, mientras que los y las de ACAU se entregaron ayudarnos con toda la logística y arte, pintando y bailando. Organizaciones como RET International, Viceministerio de Cultura y juventud de Costa Rica, con las que ya Masaya había trabajado y otras organizaciones nuevas que por referencia de amigos y amigas se sumaron al proyecto como la OIM -Costa Rica, nos dieron también su ayuda.

Esto, sin contar con los grupos de teatro, que algunos presentándonos infraestructura y/o arte llenaron la agenda cultural del FIC. Además Doña Rosa y su familia, que desde hace más de tres años vienen trabajando junto con Masaya que nos dio una mano en la comida. El Chino, de La Carpio, con su paciencia y amorosidad nos ayudó a realizar los traslados. Aquí también nos ayudó mi hermano Toño, quien con su carro nos dio una mano. Johara madrina de Las Voces del Viento, que se entregó a la propuesta y estuvo ahí para todo lo que fuera necesario como Glory, Nacho y Dany de la ULatina.

Christel y Markel quienes, desde la amistad que tenemos, decidieron regalarnos su presencia, pagar su pasaje y venir a compartir su trabajo en el Festival. También mi papá y mi mamá (Gustavo y Tere) que aprovechando que estaban de visita compartieron un poco del trabajo que desde hace años vienen realizando junto con muchas otras personas en la red CECOSESOLA (Venezuela). Erick Solis y su trabajo en Arquitectura en Bicicleta que nos ayudó junto con otros grupos, como Chepecletas y bicibus a organizar la “cletada” y un conversatorio vinculado al tema de la movilidad en bici. Los amigos y amigas de Casa Teatro que nos permitieron hacer de su casa nuestra casa. Y todos aquellas amigas y amigos, que desde Europa, el norte, el sur y el centro de América que nos dieron su aporte económico.

Con todo o entre todas estas y otras personas y organizaciones conseguimos producir un festival totalmente gratuito para sus participantes. En el que se ofrecieron talleres y conversatorios abordando -principalmente- desde el teatro (social) la temática fronteriza. También un fin de semana lleno de actividades recreativas, artísticas y culturales, en las que hubo exposición fotográfica sobre el Patrimonio Inmaterial de La Capio, presentación de documental con la temática migratoria, obras de teatros, presentaciones musicales y circenses.

En uno de esos talleres, La danza de cada uno, ofrecido por Christel, hablábamos sobre la importancia de los apoyos para poder movernos. Necesitamos de los apoyos para realizar cualquier movimiento, nos decía Christel. Pensé entonces que esto es así no solo para el caminar, el bailar, el correr, el saltar, sino también -por ejemplo- para la producción de un festival como el que realizamos. El “FIC” se trató y se trata de un entramado de apoyos, de encuentros que van posibilitando otros encuentros… una fiesta comunitaria e inter-nacional (o sin nacionalidad)…

15675770_721376794689051_5146149285082759309_o

Imágenes tomadas el Facebook de Asociación Masaya


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s